miércoles, septiembre 11, 2013

BC: la biblioteca global móvil y lúdica.

Desde el día que ingresé como usuario activo allá lejos en los primeros días de enero 2005, mi biblioteca hogareña personal tuvo una transformación definitiva. De la quietud de los anaqueles estipulados en mi ordenamiento previo pasó a una agilidad motriz sólo percibida con la observación atenta de la diversidad de libros que en ellos reposan cada mes. De la misma manera que para un lego en ajedrez mirar la posición del tablero en el medio juego de una partida a simple vista puede parecerle estática, para un ajedrecista avanzado esa misma posición analizada en su mente contiene una dinámica latente de piezas móviles que cruzan diagonales, saltan casillas o atraviesan columnas con entusiasmo imperecedero, asimismo ocurre con los estantes dedicados a los libros circulantes de BC. Simulan estancamiento pero cada mes, con el intercambio en los Encuentros mensuales, nuevas novelas ocupan los lugares de aquellas otras que cedieron su espacio para partir de viaje hacia otros lectores.

Y como cada libro lleva su identificación de BCID, se le sigue el rastro en su prolongado camino y se van leyendo los comentarios que cada becero lector le agrega al diario luego de su lectura.

En escasas ocasiones se tiene la posibilidad de encontrarse con algún familiar, amigo, conocido, que haya leído en simultáneo el mismo libro que uno y poder comentarlo, compartirlo. Lo maravilloso de BC es que esa dicha pasa todo el tiempo, siempre existe otro que un mes antes o la semana después nos brinda su opinión sobre un libro que acabamos de liberar o cazamos recientemente.

Es ese detalle uno de los más entusiasmantes de bookcrossing. Para vivir esas emociones basta apenas con abrir usuario eligiendo un seudónimo representativo, luego registrar los libros que uno desea compartir y liberarlos para dar inicio a su viaje y a nuestra generosa experiencia.

Dénse el permiso de vivirla al menos con un libro y ya verán.

Saludos.

1 comentario:

Marian Ro dijo...

Es una experiencia alucinante.